Este tratamiento consiste en la extirpación de la pulpa dental y el posterior relleno y sellado de la cavidad pulpar con un material inerte.
Con este tipo de tratamientos se pueden salvar piezas seriamente dañadas.