Revisión general, que incluye los dientes, el periodonto, la articulación temporomandibular y el sistema neuromuscular, y todas las estructuras de la cavidad oral, las glándulas salivales, los labios, las amígdalas y la orofaringe.

Luego se remite a la especialidad requerida a continuar su tratamiento.